lunes, 4 de enero de 2010

Y se hizo la luz en ella

Y se hizo la luz en ella.
Y ese brillo traspasaba la frontera de su piel, y sus poros irradiaban esa luz blanca de bendita pureza que impregnaba todo su mundo, y su hermosura se hizo infinita.
Y ese resplandor se deslizo sigilosamente, como un suave manantial, hasta inundar toda su mente, su razón, su existencia.
Y ese fulgor se convirtió en su presente y en su futuro. Ya no tenía pasado, ya no importaba lo acontecido, pues antes no tenía un camino que guiara sus pasos, pues su linda vereda comenzó ese día.

Y aunque, afuera, la noche se tornara tenebrosa, su noche tenía miles de estrellas, pues solamente tenía que cerrar los ojos para notar como miles de minúsculos luceros recorrían todo su ser en un vals comandado por dos corazones, en un vaivén de emociones que pintaban la noche con castillos, príncipes y princesas.

Y así pasaron dos lunas llenas con sus días, pasaron como pasa el tiempo al contemplar la belleza de un cuadro, al descubrir el nacimiento de un arroyo en medio del verdor límpido de la naturaleza virgen. Pasaron entre nubes blancas, donde los sueños se mecen y juegan al escondite.

Y llegó la noche de la segunda luna llena. Y cuando ella, como cada noche, cerró sus ojos, no vio ninguna estrella, y la negrura más aterradora envolvió sus venas, y sintió su cuerpo frío como el hielo.
Y en su huída hacia la salvación solamente deseaba que fuese a ella a la que los sentidos la hubieran abandonado.
Pero en medio de la aséptica frialdad de la habitación de un hospital, sus castillos se derrumbaron, y esos príncipes y princesas que habitaban en sus sueños, la dejaron sola y desolada en medio del latir de un único corazón ahora sin brillo.

Y pasó el tiempo pero no había días, solamente noche, solamente tonos grises, sin risas, sin alegrías, sin música, sin sueños.

Y pasaron cuatro lunas llenas más, y esa última noche, cuando cerró los ojos, pequeños destellos inundaron la enloquecedora oscuridad que la había envuelto hasta ese momento, y fueron dibujando nuevos amaneceres, nuevos días, nuevos sueños.
Y se volvió a hacer la luz en ella.


PD: Dedicado a una persona a la que quiero mucho y que, tras un aborto no deseado, volvió a quedarse embarazada.

Siempre me quedará (Bebe)

.

15 comentarios:

  1. Precioso! de verdad, me ha emocionado...

    Ánimo a esa persona a la que el poema va dedicaso y felicidades a ti por tan emocionante creación.

    Mil besos

    Cita

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso Jesús, me emociona la esperanza!
    Felicidades para tu amiga y mucho amor para ella!
    Cariños y que lindo que publiques.

    ResponderEliminar
  3. Jesús, la vida busca la vida y me da alegría que buscara anidar nuevamente en el vientre de tu amiga. Eres un ser de luz amigo, tienes esa ternura que es medicina y que sana de sólo saber que existes. Precioso sentimiento el que guió tu pluma para regalar estos versos a tu amiga .
    Un abrazo lleno de cariño para ti.
    Cecy

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Radiante!!! como la perspectiva luminosa que brinda la certeza!

    Enhorabuena para ti por crear tan emotivo texto. Un abrazo de felicitación y dicha para tu amiga, por albergar en su vientre la esperanza. Mi admiración, por la entereza que tiene tras haber enfrentado el lamentable evento y, un cariñoso suspiro de arrullo angelical para el pequeño ser que desde ya, está rodeado de seres excepcionales.

    Un beso de ternura.

    ResponderEliminar
  5. Espero compartir con vos un detalle ¿quieres verlo? da clik aqui

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. He sentido muy de cerca esos sentimientos... erizaste mi piel.
    Besitos y feliz año Jesús tu ternura al escribir refleja de ti como si un espejo fuera.

    ResponderEliminar
  7. Todo ternura!!! después de cada luna, viene un nuevo sueño, que finalmente siempre se hace realidad. un beso de agua de luna

    ResponderEliminar
  8. Cita, mil gracias por tus palabras y tus mil besos.

    Un beso elevado a infinito.

    ResponderEliminar
  9. Laurel, gracias a ti por leerme y por comentar.

    Un beso multiplicado por dos.

    ResponderEliminar
  10. Cecy, tus palabras me emocionan y llegan a mi corazón como tiernas caricias de una gran amiga.

    Un beso lleno de gratitud.

    ResponderEliminar
  11. Etarinyeth, muchas gracias por tus palabras.
    Una vez que la dicha llega de nuevo a tu vida, creo que esos terribles momentos se ven de una forma distinta a cuando los estas sufriendo.

    También te quiero dar las gracias por ese premio que has compartido conmigo, y que me llena de alegría, aunque no creo que me lo merezca.

    Un beso encaramado en una estrella fugaz.

    ResponderEliminar
  12. Darilea, te agradezco con toda el alma tu comentario.

    Me encanta que te haya llegado a ese corazón tan grande y bello.

    Un beso en un laberinto de espejos.

    ResponderEliminar
  13. Agua, gracias por tus palabras y por ese beso tan dulce.

    Todo será cuestión de desear que no termine la noche, así ese precioso beso de agua de luna perdurará toda la eternidad.

    Un beso en un nenufar que flote en tu agua.

    ResponderEliminar
  14. Jesus... Este escrito es totalmente impresionante, la verdad que me llegó mucho, de fondo escuchando esa canción de Bebe muy bien adaptada para leer tal escrito cargado de sentimiento.
    Profundo y ligero, no se sí será producto del tema de fondo, pero se que tranquiliza y la naturaleza tuya al escribir, me llegó bien, muy bien.

    Felicitaciones por este.

    ResponderEliminar
  15. Onalem, muchas gracias por tus palabras.

    Es en un hecho real.
    Y creo que la canción de Bebe está basada en una exxperiencia de ella misma.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar