miércoles, 30 de diciembre de 2009

Feliz Nochevieja

Figuras de amor dibujas
En todo lo que realizas,
Las guardo todas con ternura
Intentando hacer mía su dulzura,
Zambulléndome en ellas hasta llegar el alba.

Navego en un barco sin rumbo
Oculto en tu dulce mirada,
Camino por el borde de tus ojos
Henchido de su luz sagrada,
Esperando, en un descuido,
Viajar hasta tu mente adorada,
Introducirme en tus sueños
Encarcelado por tu magia,
Jugar con tus pensamientos,
Amándote hasta que comience el alba.

Es mi forma vertical de desearos feliz nochevieja a todos, y que el 2010 sea un año estupendo para todos.

Last Chrismast (Wham)

.

martes, 22 de diciembre de 2009

Premio "Letras Eternas"

Cada sístole y diástole de mi corazón compone un dulce canto de eterna gratitud a Etarinyeth por haberme concedido este premio que siempre llevaré en el alma, y por cada latido que se escapa se evapora un beso que vuela hasta su maravilloso blog Ecos de suspiros infinitos.


Desde su blog os explico el significado de "La Venus de Tacarigua":
"... fue encontrada en los alrededores del Lago de Valencia en Venezuela. Fue elaborada entre el 1000 y el 1500 después de Cristo. Su simbolismo aparentemente se centra en la sexualidad y la fertilidad. Pero muy aparte de su origen, se me hace una figura muy hermosa y admirable.
Esto es muestra del talento de nuestros antepasados, y como dijo Arturo Uslar Pietri: "es la revelación del refinamiento artístico de aquellos seres a quienes, con grave deformación de la perspectiva histórica, seguimos llamando primitivos o salvajes"..."

Quiero compartir este regalo con todos vosotros, pero en especial con las siguientes personas que me han marcado con sus letras:

Marimer desde http://atrapando-ilusiones.blogspot.com/
Con el texto Eternas Sensaciones

Luciernaga desde http://mijardindepoemas.blogspot.com/
Con el texto Promesa

Univocidad desde http://miunivocidad.blogspot.com/
Con el texto Cuando llega el adios

Darilea desde http://suspirosextraviadosdarilea.blogspot.com/
Con el texto Muere el amor
.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Cuando llueve

Miro a ese cielo gris pálido de tormenta, como si alguien hubiera borrado a medias un dibujo pintado a carboncillo.
Me pierdo en su insipidez como si estuviera observando una vida sin altiplanos, una vida casi en línea recta, sin esos ritmos punzantes de los corazones que palpitan.
Y siento sus lágrimas, su lamento por no ser ni cielo claro ni tormenta cerrada, por no estar en algún extremo, por no ir de uno a otro final, por no moverse, revolverse o conmoverse.

Cuando esas finas gotas tocan mi cara las hago mías, resbalando por mi piel, haciéndome sentir su dolor.
En ese momento cierro lentamente los ojos y creo ser un pintor de sueños.
Mis herramientas son las acuarelas que guardas en tus manos, tus ojos, tus labios y tu piel.

Con tus manos toco esos celajes cenicientos para deshacer su nebulosa opacidad, que con resignada lentitud van desapareciendo en un fondo cada vez más azulado.
De tus ojos robo una brizna de su esférico resplandor y lo lanzo muy alto para que permanezca en su trono de adoraciones terrenas y celestes.
Con tu delicada piel pinto una playa de fina y nacarada arena, interminable paseo que solamente concluye donde empiezan tus labios.
Con tus labios de rocío dibujo un sereno mar de dulces olas. Cada ola es un suave beso, un tibio escalofrío en la calidez de tu sonrisa.

Abro los ojos y detengo el tiempo en medio de este cuadro multicolor de encantadoras texturas, de interminables días, de primaveras eternas.
Ese tiempo que retengo es todo lo que no tengo, no es su período, no tengo el reflejo de ese cuadro mágico, su contenido, su magnitud, su cálido resplandor.

Here without you (Three Doors down)

.

martes, 1 de diciembre de 2009

La Luna

Eres como la luna que, cada noche, cuando cierro los ojos, me llama desde la distancia sin que pueda esconderme de su suave brillo nacarado.

Tu llamada es brisa plateada, arrullo tierno que hipnotiza a quien te escucha. Y cuando estoy a tu merced aprovechas para esconderte en el rinconcito más lejano a la razón, para permanecer allí cubierta por el manto de un sueño ya soñado, para así no descubrir tu encanto hasta bien entrada la noche.

Y cuando, de nuevo, el sol es vencido por la música de tu nombre, vuelves a cantar tu eterna canción como sirena que cautiva con su silbido a náufragos que buscan sin descanso el sueño de tu compañía.

Yo vuelvo a soñar ceñir tus rayos de luz brillante y abrazarlos con ternura hasta el amanecer, pues en esa urna de plata se esconde tu corazón.

Y cuando llega el momento en que sólo tú existes, de que tu resplandor empapa mi alma, es cuando mi corazón se abre y se vuelve de algodón y pétalos de rosa para que descanse tu dulzura en él.
Y pinto tu nombre en sus paredes, y enciendo esa vela que huele a jazmín y azahar, y te susurro los reflejos de tu brillo convertidos en bellos poemas.

Y cuando tu palidez acecha, sé que tu marcha está cerca y que de nuevo de ti me separa el abrasador sol que mi pena alimenta.

Y al alba, cuando abro mis ojos, no te pienso, porque no quiero gastar tu sueño, pues los guardo para soñarlos cuando te escondes de nuestros anhelos y dejas huérfano al mar que te espera, exactamente cada 29 días.

Cada mañana solamente espero que vuelva la noche, pues es donde te tengo, aunque únicamente sea el perecedero instante de una despedida.

Donde solo existas tú (El tiempo)

.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Camisas

Me he resistido hasta ahora, pero ya no puedo aguantar más.
Tengo que sacar las camisas de invierno.
No lo he hecho hasta ahora porque no quería recordar cosas que he tenido que pasar junto a ellas.
Son como una especie de fotografía grotesca de sucesos para olvidar, son un imán para los infortunios.
Claro que, las que llevo ahora no se quedan atrás. Prefiero no mirarlas demasiado por si me asalta el desánimo.

Las iré extendiendo en la cama para ver como están, acariciaré su tela usada y, por cada una, sus ángeles y demonios asaltarán mi mente trayéndome esas manchas que el tiempo ya ha limpiado, o casi.

Pero tal y como me siento en estos días, estoy pensando seriamente en quemarlas todas e ir desnudo hasta que me compre otras nuevas que tengan ese olor exclusivo de las cosas por venir, ese color no degradado por el corrosivo transcurso de la vida, y ese tacto de las cosas no domadas por la existencia.

Voy a hacer una pira y, cual inquisidor de ágil hoguera, prenderé con llama purificadora todas esas camisas y todo lo que guardan en sus bolsillos.
Seguro que mientras arden sin remisión, gimotearán para ver si mi frágil corazón se apiada de mi pasado, pero en la balanza de lo ya ocurrido, lo malo pesa más que lo bueno.
Quiero oírlas aullar, quiero que se consuma hasta la última hebra de sus de telas, y que sus aullidos se los lleve el humo entre las briznas del olvido.

Quiero empezar un camino nuevo, sin atajos, donde solamente vea tibieza en la oscuridad, donde con lento andar y mirada alta pueda saborear toda la belleza de lo que me rodea.

Wild Theme (Mark Knopfler) [BSO Local Hero]

.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Mis soledades

Ahora estoy sintiendo soledades que casi había olvidado.

Ya había hecho mía la soledad personal, esa que por las noches se pone el camisón negro, que siempre está dispuesta ha mirarme fijamente a los ojos cada vez que me acuesto, y que enfría mis sábanas para que no pueda olvidarla ni en sueños.
Esa que no implica una soledad físicamente real, esa que crea desiertos en veinte centímetros de separación.

Ahora, también me tengo que apuntar el dudoso honor de tener bajo mi regazo la soledad espiritual que, aun siendo prima hermana de la otra, es mucho más fastidiosa y puñetera, porque esta soledad de espíritu eclipsa los objetivos que tenías antes de su llegada.
Borra esas metas que, aunque lejanas, siempre echabas mano de ellas en los momentos más bajos para dar un puñetazo en la mesa y tomar ese impulso que habías perdido.

Sí, practico la bigamia con las "soledades". Sé que la bigamia es delito, pero soy un delincuente desde hace muy poco tiempo, y yo soy el primero que quiere redimirse y deshacerse de ellas.

Creo que no me sería muy complicado deshacerme de la primera, al menos temporalmente.
Pero terminar con la segunda es más difícil, pues, si bien solucionando correctamente la primera esta segunda se esfumaría de un plumazo, abordar directamente la segunda supone una búsqueda muy complicada de llevar atinadamente a su fin.

Sé que es como una montaña, en donde a veces estás en un sombrío valle y otras veces en la cima, y que conforme vas ascendiendo la bruma se va disipando y vuelves a ver tus metas.
Sé que con un poco de tiempo todo volverá a su ser, y tendré nuevos o renovados objetivos.

Por lo tanto seguiré una temporada siendo culpable de ley terrena y divina.
Demasiada culpabilidad para compartirla conmigo mismo, aunque remedio no me queda porque estoy seguro que mis soledades no quieren conllevar este castigo.

Es mi soledad (Antonio Orozco)

.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Mi reflejo

He visto mi reflejo en otros espejos, en donde puede que todo se vea más claro, más nítido que en los propios, porque en los de uno mismo se va quedando la impronta de la propia alma, esa marca de agua que, al final, no nos deja vernos tal y como somos en realidad, sin subjetividades.

Me he mirado a los ojos y, mientras se desvanecía todo lo que me rodeaba, me he intuido ligado a un futuro igual de incompleto que mi presente, ligado a un destino atado a una dulce fantasía donde, en el otro extremo de la cuerda, mi mano está presa a partes iguales de razones y sinrazones.

Si tiro fuerte para atraer a ese espejismo, la razón debilita mis dedos.
Si intento abrir mi mano para dejarla escapar, el delirio los agarrota para que no se escape esa mágica alucinación.

De las tres opciones que tengo elegí la peor, la que alarga esta quimera.
La que no es ni un sí, ni un no, ni un quizás.

Soy un sueño sujeto a un suave y delicado soplo.
Si ese soplo toma brío me alejo, si ese soplo cesa, desvanezco.

The heart asks pleasure first (Michael Nyman)

.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Han huido mis sentimientos

Se me han escapado los sentimientos de la cárcel en donde los tenía presos.
Han huido, se han evaporado entre los tormentosos nubarrones que ahogan mi existencia.

Se han transformado en notas sin frecuencia, sin amplitud, en un triste y monótono mantra, en un eco sólo de ida.
Se han convertido en gélida exhalación, y cada uno se ha dividido en atómicas esencias sin alma, sin vida, en grises envoltorios llenos de nada.
Y así ascendieron, llamaron a la puerta de mi abatida mente, y no los pudo distinguir de sus pensamientos cotidianos, pasaron desapercibidos como lágrimas en medio del temporal.

Y cada noche, cuando mis pensamientos se adormecen y su negrura se torna solamente penumbra, esos átomos de indiferencias comienzan un tenue pulso, y su suave latido se convierte en señal, y se van fundiendo en notas, se van uniendo en sílabas, se van juntado en emociones, se van abrazando en pasiones y, casi de la nada, vuelven a ser música, vuelven a ser vida, escalofríos de ternuras, caricias de belleza.

Y cuando el alba toca mi mente, se vuelven a desintegrar.
Sólo están en mis sueños, ahí se me han escapado para poder salir de su refugio.

Gnossiennes No 1 (Erik Satie)

.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Tejeré una sonrisa

No puedo dejar que tus labios jugueteen con gestos de tristeza y abatimiento, porque estas muecas dejan huella y algún que otro tic que, a la larga, es difícil de quitar.
Tejeré unos labios sonrientes para que te los pongas, para que tires esa fractura que ha salido en tu rostro, y te vistas un traje nuevo, sólo para ti.

Caminaré sin descanso hasta llegar a la línea en donde se entrecruzan cielo y tierra.
Y cuando alcance su dibujo en los amaneceres de suaves montañas, me llevaré ese confín prodigioso que tiene parte terrenal y parte de los suspiros del cielo.
Lo utilizaré para perfilar dulcemente tu sonrisa, y que siempre esté vestida con ese cálido color pastel de auroras eternas.

Me convertiré en brisa invisible y omnipresente para recorrer todos los rincones de la tierra, y guardar en mi mente la belleza, solamente la belleza, de valles, montañas, ríos, bosques, susurros del viento, cascadas, trinos de agua.
Y cuando regrese, me convertiré en tu labio superior para que así, tu sonrisa, tenga grabada el aura de esas delicadas evocaciones.

Viajaré por el tiempo para desandar caminos recorridos, y colarme en tu vida con sigilo.
Me apropiaré de todos los momentos felices vividos, esos de especial hermosura, esos que tienen una almohada en tu corazón.
Con todos esos momentos moldearé el labio inferior de tu sonrisa.

Volaré por el oscuro y frío espacio hasta llegar al centro de nuestra galaxia, cuna de millones de estrellas, y robaré una parte de su vida, y la meteré en el tarro de las esencias perdidas para que no se me escape en el camino de vuelta.
Este brillo sustituirá al esplendor de tu sonrisa antes de quebrarse.

De esta forma tejeré tu sin par sonrisa.

The shadow of your smile (solo guitarra)

.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Te sueño en un lago perdido

Existe un bosque de árboles milenarios que casi rozan el cielo, y que logran hacer cosquillas a las nubes para que no enturbien la luz que les baña.
Sus hojas conservan el rocío eterno de las lágrimas de los seres que tuvieron que dejar ese lugar, porque así atesoran el alma de cada uno de ellos.
El sol besa su umbrío suelo solamente con los finos rayos que escapan de entre sus frondosas ramas.
Sus raíces se entrelazan bajo el suave manto de la intacta y húmeda hierba que nace ajena a pisadas voraces.

Camino entre trinos de pájaros invisibles, la refrescante niebla no deja que el sueño me venza, y llego a un pequeño lago relleno por las lágrimas de un musgo olvidado de su nacimiento.

Y allí, en su orilla, distingo una figura sentada en un árbol quebrado, sin duda cedido a la belleza de ese lago en el que quiso verse reflejado.
Está vestida de sedas tejidas con los suspiros de pretendientes eternos. Su frente está coronada de una diadema de pétalos de rosas nunca marchitas, pues su piel es savia milagrosa que otorga vida a lo inerte.
En sus hombros descansa su melena que paraliza al viento, porque la imperfección no puede rozar la sublime belleza de su pelo.
Sus ojos tienen el brillo del alba, y sus mejillas las rojizas pinceladas del atardecer.
El sol no osa rozar ese lago, porque ella colorea ese lugar como nadie ni nada podría hacerlo.
Su cuerpo está hecho del resplandor robado a una noche de luna llena.
Sus manos están hechas del propio cielo, y su inmaculada piel inventada por las nubes.
Los pájaros la cantan como síntesis de la devoción que todo ese lugar profesa por ella.

Me siento a su lado en aquel árbol que, como regalo por su penitencia eterna, recibe cada día su figura.

Veo que sus manos escriben preciosas palabras que se convierten en oxígeno que inunda aquel lugar, y que las respiro con la codicia del que nunca ha respirado un aire limpio.
Y con cada estrofa de tan hermosos poemas, un nuevo ser de la naturaleza nace de la nada sólo para adorarla.

Y sueño que no me quedan más despertares, y que el dulce letargo en el que encuentro se me queda de por vida, y que formo parte de ese mundo que vive para adorarla.


Gymnopedie No.1 (Erik Satie)

.

sábado, 31 de octubre de 2009

Mi paseo diario

Cuando dejo atrás el portal de mis materialidades, todavía tengo que caminar un rato, que se me hace eterno, por el duro espesor asfáltico de negrura deletérea que ahoga la vida.
Como un corredor de fondo al divisar la meta apuro el paso, no para terminar sino para empezar mi sereno recorrido.

Y entro en ese bar en el que ella siempre está.

Ese paso entre la dureza y su blandura es traspasar el espejo hacia el mundo de nunca jamás, es atracar en un puerto que se me olvida que ya he visitado, porque quiero hacerlo cada vez con ese gesto de sorpresa y admiración que sólo se tiene la primera vez.

Lugar de tenues sombras, dulces olores, en donde los sentimientos desembarcan en los corazones que los quieran escuchar.

Y ella está allí sentada, bajo una dulce oscuridad que te acaricia al entrar.
Observa el vaho de su café, y su vapor dibuja caracoles para rozar su belleza.
Sus mejillas tienen ese tenue color carmín de naturaleza virgen, esa pincelada al agua de rojizo brillo en el lienzo de su piel blanca.
Su pelo oscuro, prendido por una diadema de sueños, levemente se escapa de ese yugo para cubrir con temor sus hombros, y se siente tan libre como los pensamientos que siguen flotando en esa taza de esperanzas.

Me quedo un rato observándola de lejos, queriendo pensar sus pensamientos, queriendo retratarla en mi mente, un nuevo cuadro con la misma inspiración.
Y su estrella me atrae con la fuerza de mil soles, y me hechiza su universo de pálidos y sutiles cometas.

Pero mis pesadas cadenas han echado raíces fuera de esa belleza infinita, y se confunden con la tierra por la que camino, y a cada paso que doy se abre el suelo para atraparme por los tobillos y que ni siquiera pueda coger impulso.

Son cadenas hechas de hielo y de fuego, dos elementos, porque esas son las que no puedes romper. Si quiebras una parte, la otra se disuelve entre tus dedos.

Mi único consuelo es que siempre podré repetir mi paseo diario, ese observar de lejos su perfección inalcanzable, la contemplación de su hermosura sin límites.

El Sitio de mi Recreo (Antonio Vega)

.

Premios "Fresa Byt" y "Palacio"

En estos días he recibido dos premios.
Agradezco de todo corazón a Marimer y a Vangelisa estos premios que han compartido conmigo.

El dulce premio "Fresa Byt" me lo ha otorgado Marimer desde su blog http://atrapando-ilusiones.blogspot.com/.
Es un blog que no sólo atrapa ilusiones, sino que también atrapa los corazones de los que lo leen.


El magestuoso premio "Palacio" me lo ha otorgado Vangelisa no desde su blog de pensamientos, sino desde otro de sus tres blogs, http://vangelisadeseos.blogspot.com/.
Es un blog de cuentos y relatos que merece la pena que le echéis un vistazo.


Hoy quiero compartir ambos premios con todos vosotros, porque sois personas fantásticas, y es un honor que dejéis un poquito de vuestro tiempo en la lectura de mis palabras.

Un fuerte abrazo a todos.

jueves, 29 de octubre de 2009

Desaliento

Hoy me ha visitado el desaliento, y me rodea cual carpa en un circo de desesperaciones, en donde soy yo el único espectáculo y el único espectador.

Circular tapiz azabache, en el que colgué desamores, errores, defectos, fracasos, maldades tanto dadas como recibidas. Y cada una la cosí con tortuosas espinas sangrantes, rezumando sus sollozos en copas llenas de las lágrimas rojas del dolor que un día infringieron o recibieron.

Y las dejé allí, estigmas pasados que siguen atormentando cuando miro para dentro, muy adentro.

Y cada vez que cierro los ojos temo que, como hoy, se vuelva a bajar ese aciago telón, y vuelvan a pasar ante mí esos epitafios de sentimientos enterrados a medias, lápidas rotas que dejan escapar los estertores de esas tristezas, y temo que esas llagas vuelvan a sangrar.

Y temo que sus garras me ahoguen el corazón, y que cuando despierte, sus ventrículos hayan perdido su impulso, y tenga un corazón a medias.


El viaje (Erik Satie y Michael Nyman)

.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Pluma

Pluma que bate sin levantar el vuelo
y al espíritu cosquillea con su rondo,
suave deslizar de susurros en verso
que desanda cicatrices de pecho hondo.

Péndola alegre y desgarradora
de amores y desamores medio llena
pues el otro medio tintero lo rellena
vida, muerte, verdades y quimeras.

Interesado estoy en todo tipo de tinturas,
pero todas deben de colorear corazones,
grises de la vida que emborrona sin perdones,
colores de los sueños de anhelos sin condiciones.

Revive en cada período de mi ausencia
para que a mi regreso enjuague la dolencia
de sustentarme sin la lectura ni la presencia
de la pluma henchida de tu encantadora esencia.

Y si mi soplo requieres para poder moverte,
espiraré fuerte hasta que dócilmente te llegue
el remolino que empuje tu mano dulcemente,
pues vital y tierno es el momento de leerte.


Plage de Lune (Joël Fajerman)

.

domingo, 25 de octubre de 2009

Girasol

Tú eres mi sol, mi guía, mi final, pues soy girasol soñándote cada noche, alabándote cada día.

Y cada día grito al cielo que te lleve mi plegaria, que borre el horizonte para que nunca puedas huir, porque mi vista y mi mente te siguen, necesitados de tu compañía.

Pero no hay milagros, y cuando te escapas por ese horizonte, y la penumbra me envuelve, me pregunto si volverás. Y cierro mis ojos sin querer mirar la luna, porque reniego de la lucha en la que te vence cada atardecer.

Y cuando cada mañana vuelves, estiro mi tallo un poco más para intentar tocarte.
Y cada día que te noto más cerca, también siento que se acerca mi final.
Lucharé hasta mi ocaso para que me dejen morir mirándote.

Muchas veces pienso en como será mi muerte.
Me quedaré ciego de mirarte al alba, cuando me sorprendas como cada mañana.
Bajaré la cabeza, y cada uno de mis ojos desprenderá una lágrima negra.

Y cuando me quede sin lágrimas te seguiré notando, y creeré que me miras sólo a mí para despedirte con esa calidez con la que nos mirábamos.

Poco a poco me marchitaré, hasta desvanecerme y notar por última vez la tierra.
Y cuando te vuelvas a marchar, cuando la luna te vuelva a vencer, su frío vendrá a por mí como esa guadaña que nunca tocó mi tallo.

Sólo pido que cuando de nuevo abras tus ojos, no mires mi cuerpo inerte, porque quiero que me recuerdes admirándote, quiero que me recuerdes acurrucado sobre la tierra que un día me sustentó, y arropado por ese brillo tuyo que me veló hasta tu cíclica despedida.

Ain't No Sunshine (Bill Withers)

.

Premio "Alma con Arte"

Mi querida Vangelisa me ha honrado al darme este premio.

La quiero dar las gracias, y deciros que debéis de visitar su blog si queréis contemplar sus dulces pensamientos
http://vangelisa-almasperdidas.blogspot.com/


El premio conlleva dos cosas:
Responder a una serie de preguntas (dejaré alguna sin poner).
¿En que animal te reencarnarías?:En caballo.
Algo sin lo que no puedes estar:Gente que me quiere; Ordenador; Música
¿Qué es lo que mas aprecias en una persona?:La sinceridad
Suelo vestir de color:Azul
Un lugar al que viajaría:Venecia
Mi cita favorita de un libro o película:El crimen perfecto no es aquel que no se resuelve, sino el que se resuelve con un falso culpable.(Los crímenes de Oxford).

Compartir el premio
Ya sabéis que me encanta visitar todos vuestros "mundos", pero quisiera compartir este premio con dos "mundos" muy especiales, porque tienen alma, tienen arte, y tienen todo mi cariño:
Etarinyeth - http://ecosdelossuspiros.blogspot.com/
Agua - http://burbujadecristal-agua.blogspot.com/
.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Amor imposible

Ella estaba cerca de la costa, y el crepúsculo la despertó cuando los rayos de ese sol vagamente intuido ya apenas se filtraban a través de su cielo líquido.
Ese éter húmedo que rodeaba su terrena quietud, a veces frío otras cálido, dibujaba cientos de tintineantes puntos de luz que se movían con un vaivén desigual.

Ella esperaba como cada noche, mecida por la corriente, con impaciencia, con esa inquietud del primer día que en su corazón renacía cada vez que la luna veía.
De lejos podía intuir la figura de su amado aproximándose, a la vez que su mundo se iba reduciendo hasta quedarse sin norte sur este oeste, hasta hacerse tan pequeño que apenas a ambos contenía.
Y cuando él llegó a su lado, se fundieron en una lengua de fuego que iluminó las tinieblas que les rodeaban, sin hablarse, porque no hacía falta, porque el idioma el uno del otro no comprendían.

Él vivía en el bosque que besaba la playa, en la espesura de lo más escondido, donde solamente el canto de los pájaros anuncia que el nuevo día ha regresado.
La umbría que respiraba le guardaba de miradas indiscretas, y en esa sombría atmósfera su vida descansaba hasta la noche.

Él esperaba el brillo plateado de la luna en el mar como la señal de un dios que a su apóstol llama, para cruzar veloz todo el bosque hasta, de un salto, zambullirse entre las olas de la playa.
Veía como se acercaba a su amada, lentamente para lo que él deseaba, pero con la fuerza de mil titanes intentaba nadar cada noche más rápido.
Y cuando estuvieron frente a frente se miraron a los ojos, y el deseo se liberó de su cárcel para estallar en medio de la penumbra.

Y pasaban así toda la noche, todas las noches, ella arropándole con el brillo de su piel de argento, y él protegiéndola de las criaturas que de la oscuridad nacen para devorar la belleza.

Y cuando al amanecer cada uno vuelve a su refugio, sirena y centauro maldicen entre dientes a su dios por no haberlos dejado seguir juntos.

Y cuando el sol se filtra cual espada en el mar, ella llora lágrimas de luna hasta el siguiente anochecer.

Y cuando el único rayo de sol que puede sobrepasar la frondosidad del bosque roza la frente del centauro, cierra sus ojos para soñar que algún día la noche sea eterna.


The power of love (Oomph!) [Canción original de Frankie Goes to Hollywood]


.

domingo, 18 de octubre de 2009

Este frío

Creía que cuando el verano se fuese gastando y llegara el otoño, mi corazón se iría quebrando cada vez más, porque esa transición me separa del sol que supuso tu compañía.
Pero no ha sido así, por lo menos en parte.

Las hojas se marchitan poco a poco, caminando con sigilo hacia su predecible muerte, pero en ese triste espacio entre su esplendor y su desaparición, su verdor se torna en ese color castaño que me hace recordar tus ojos.

Esta lluvia todavía esporádica y fina, cuando toca mi frente, evoca ese sudor frío que me sorprendía al ver tu figura de lejos, esas manos temblorosas por sentir el momento en que, de nuevo, volverían a rozar tu hermosura.

Viendo el suelo húmedo, mi mente invoca ese frescor de la hierba, sentados, entrelazadas nuestras miradas, acallando la pasión con suaves besos.

Pero el frío que siento ahora no lo recuerdo.
Este frío no lo sentía a tu lado, porque tu aliento lo asfixiaba de lejos, lo desterraba con espada firme hasta las antípodas de nuestros abrazos.

Así pasaré el resto del otoño.
Pero cuando llegue el invierno, cuando no queden hojas que me recuerden tus ojos, cuando la lluvia se convierta en tempestad, cuando el barro manche la humedad de la hierba, intentaré no mirar a lo lejos.
Intentaré caminar sin lentes que cubran mis ojos, para no ver lo que me rodea.
Así mi mente retendrá el otoño hasta la primavera.

Pero seguiré sintiendo este frío, este que no recuerdo junto a ti.


Frío (Los Secretos)


.

jueves, 15 de octubre de 2009

Te fuiste

Aún recuerdo cuando nos amábamos.

Fuego de mil estrellas colisionando, fundiéndose en sus lenguas de pasión.
Todos esos besos, caricias, frenesí, se iban guardando en nuestras sábanas para que, en las noches gélidas de espaldas enfrentadas, nos susurraran esas ternuras que sanan las heridas superficiales de batallas banales.
Y así, renovar perdones con nuevos abrazos, cariños, mimos y sudores.

Pero llegó el día en que te fuiste.
No te fue suficiente mi devoción, mi fervor sin condiciones.
Quizás tus metas se desplazaron en el momento en el que me tuviste por completo.
Quizás fui demasiado realizable.

Ese día, nuestras sábanas se llenaron de mis lágrimas, y de todas las pasiones guardadas crecieron espinas herrumbrosas en cada dulzura, en cada adoración que nos tuvimos.

Y todo ese ardor vivido, cada noche se convierte en un demonio con garras hechas de besos oxidados.
Si esos demonios me arrancaran el corazón, sólo me dolería una vez, pero cada beso es un desgarro, cada caricia una herida sangrante sin cura.

Espero que un día se gasten esos besos que nos dimos, y que mis demonios calmen su sed.


Broken (Seether)


.

martes, 13 de octubre de 2009

Ufff43

Voy a dedicar estas cuatro frases que he escrito a "Ufff43", pintora y escritora a partes iguales.
Es que, despues de leer mi texto anterior titulado "Soy un pájaro", ¡ha pintado un pájaro inspirado en mi texto!, y lo ha puesto en su blog http://volandohacialasestrellas.blogspot.com/.
Y como agradecimiento he escrito estas letras, aunque no tienen comparación con su pintura.

...
Ufff43, contracción de la belleza.

La "U" es el recipiente en donde guarda
toda la belleza que le rodea,
sus besos, sus caricias, sus "te quieros",
sus anhelos y sus esperas.

Las tres efes son los pinceles
con los que su mundo colorea,
y lo plasma con los matices
azules y cálidos de su mar y su tierra.

Y el "43" no es un número,
sino que son dos certezas
que susurra a su amor con dulzura poeta:
"los siete días de la semana los he divido así,
4 soñando contigo y 3 pensando en ti".
...
.

domingo, 11 de octubre de 2009

Soy un pájaro

El cielo lleva tu nombre, el viento lleva tu voz.

Lo tiene escrito con un halo de multicolores esencias que sólo yo puedo ver. Es la forma en que me llamas desde tu lejana morada para que acuda a tu encuentro.

Observo el cielo desde el amanecer, impaciente de ver tu reclamo y volar hacia tu nombre intuyendo que, cuando llegue a él, te habrás ido.
Como un pájaro en su angosta rama, mi vista se mantiene fija en las alturas esperando tu cita. Ni una fracción de segundo dejo de contemplarlo.
Mi sed y mi hambre se calman al pensar en tu nombre.

Soy pájaro viajero buscando la utopía de tu compañía.

Veo al sol en su monótono camino, a las nubes cambiar de forma como por arte de magia, a los pájaros acariciar el cielo, todo está en movimiento menos yo.
Yo continúo suspendido de la ilusión de tu nombre.

Cada atardecer veo claramente tu señal en los trazos rojizos de la despedida del día.
Veo maravillado tu llamada, flotando sólo para mí en lo alto de la belleza del crepúsculo, arrebatándole su hermosura con tu presencia.
En ese momento el resto de mi mundo se desvanece porque tú eres el centro de toda mi existencia.

Vuelo hacia tu nombre pensando que hoy estarás allí para recibirme.
Llegaré exhausto y tú me recogerás con tus blancas manos y acariciarás mis maduras plumas con la delicadeza que sólo tú posees.
Me arrullarás con tu dulce voz, y me besarás con la ternura del primer beso.
Cerraré los ojos para sentirte más dentro de mí, y el atardecer se despedirá de nosotros arropándonos con su cálido matiz de amor.

Es un sueño que siempre se repite por incumplido.

Cada vez que llego a tu nombre, te desvaneces como una pequeña nube de verano evaporada por el sol.
Y pienso que te has ido porque te has cansado de esperarme.
Y mientras mis alas doloridas se baten tristes en el camino de regreso, juro que mañana volaré más veloz que nunca para al fin poder disfrutar de tu belleza.


Llevo tu voz (La Sonrisa de Julia)


.

sábado, 10 de octubre de 2009

Tu Recuerdo

Tus lejanos recuerdos invaden mi mente,
muralla diminuta para tan ágiles escalas
que, en sus adobes exánimes, inquieren
las cavidades por las que llegar al alma.

Escalan con pericia de joven adalid,
guiando tu pulso para de nuevo sentir
ese dulce tambor de llamada queda
que despierta sueños de volverte a oir.

Espejismo sonoro envuelve tu nombre
en tules de seda que ondean hasta mí,
y me rodean, velan y desvelan los regalos
de tu aroma, tu brisa, tu principio y tu fin.

Mi memoria se hace finita, cerco, frontera,
portón con cerradura para no dejarte ir
y atrapar en sus paredes esa dulce quimera
de mirarte, acariciarte, besarte, de vivir,
de convertirte en manantial sagrado
y, bajo tus adoradas aguas, revivir,
y bañarme en tus nostalgias,
que es lo único que me queda de ti.


Tu Recuerdo (Ricky Martín y La Mari de Chambao)


.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Humo

Tú eres ese humo multicolor que cada día se transforma según los sentimientos que de tu corazón emanan, y que con destreza transformas en letras que marcan el alma.

De vez en cuando eres ceniza que ahoga, que cubre con su negrura los tonos pastel de una mañana de primavera, y la transforma en tristeza.

A veces eres blanco vapor que flota, se eleva impulsado por besos, empujado por alegrías, limpiando de raíz todas nuestras melancolías.

Otras veces eres tenue niebla que envuelve, que nos acaricia, que nos abraza con su dulzura y con esa suavidad que tus susurros tamiza.

Y, por último, hay veces que eres vaho, ese vaho que empaña espejos, ese vaho de pasión desmedida, ese vaho de latir fogoso, ese vaho de ímpetus y de delirios que provoca respiraciones entrecortadas.

(Dedicado a HUMO,http://untiemposinreloj.blogspot.com/ por el premio que ha compartido conmigo)
.

Premio "Cosas Importantes"

He tenido el inmenso honor de recibir este premio por parte de HUMO.

Si queréis despertar en un mundo en el que las letras te atraen hasta parar el tiempo, visitar su blog http://untiemposinreloj.blogspot.com/


Condiciones del Premio
a) Mis cosas importantes:
1.Mi familia
2.Mis amigos
3.Escribir
4.Ser feliz
5.Hacer felices a mis seres queridos

b) Comparto este premio con:
Vangelisa - http://vangelisa-almasperdidas.blogspot.com/
Toxique Saffouret - http://uncorazonfueradeley.blogspot.com/
Mamen Anzué - http://mamen-dentrodemi.blogspot.com/
Sensaciones - http://sensaciones-sensation.blogspot.com/

Muchas gracias por el premio y ¡felicidades!
.

Y si supieras...

Y si supieras que las ondas de tu pelo acarician sus mejillas en sueños.
Y si supieras que sueña con besar tu frente para poder mimar tus pensamientos.
Y si supieras que tus párpados marcan el sosegado ritmo que su corazón necesita para calmar la agitación que siente cuando únicamente mira la quietud de tu fotografía.
Y si supieras las veces que ha pintado en un papel la forma de tu nariz, delirando por sentirla frente a la suya, muy cerca, aproximándose a cámara lenta.
Y si supieras que tus labios son su almohada cada noche, porque así se siente rozado por tu belleza.
Y si supieras que tus mejillas están pegadas a sus dedos en todo momento, pues son la segunda piel que necesitan sus manos para resguardarse de la fría soledad.
Y si supieras que te nombra en la distancia para que el viento no se olvide de tu nombre y lleve hasta ti ese murmullo escondido que despierte en tu mente el pensamiento de sus palabras.
Y si supieras que suspira porque en tu cuello descansen sus besos y los transformes en cálidas gotas de amor que resbalen por tu garganta.
Y si supieras lo que daría porque tus manos rozasen su cara para que tu esencia se quede impregnada para siempre dentro de él, y la guarde como su tesoro dentro de su corazón.

Y si tú lo supieras, ¿harías algo?
Y si un día me atreviera de decírtelo, ¿me equivocaría?


What if (Coldplay)


.

lunes, 5 de octubre de 2009

El botón rojo.

Hoy estoy distraido de mis sentimientos, de mis amores, de mis latidos.
Así que, sin que sirva de precedente, os contaré lo me pasó hace tiempo con un botón.
Espero que me perdonéis estas locuras que me vienen a la cabeza y que no son mi estilo.


Hay botones malditos por naturaleza, de esos que el noventa por ciento de las veces se pulsan sin querer, y el diez por ciento restante se pulsan sin ser conscientes de ello.

En mi caso, también existe un botón atrayente y misterioso, como todos los botones que no tienes que pulsar.
Es curioso, los botones "prohibidos" siempre los hacen más bonitos que los demás, de color rojo "pasión", con lucecitas y cartelitos en donde se puede leer "don't touch" (aunque siempre hay alguien que lo pintarrajea y pone cosas obscenas"), incluso con tapa.

Pues mi botón era de los competos, con tapa, pero la tenía rota.
La rompió un compañero de trabajo, al que se le derramó un café recién hecho sobre la "durísima" tapita del botón, que terminó derritiéndose.
Si ya se lo habíamos dicho un montón de veces "no sabemos como te puedes tomar un café abrasando de un trago", aunque sí lo sabíamos, era porque veinte años tomándose dos copazos de coñac a las seis de la mañana le habían cauterizado por dentro, incluso parte de la cabeza, porque era un poco imbécil.

Como rezaba un cartelito remachado en la máquina, llamamos al técnico autorizado. Pero claro, el técnico tardó ocho días en aparecer, suponemos que por algún atasco mental, pues el servicio técnico estaba a treinta minutos en coche de caballos.
Y en esas esperas ocurrió lo impensable.

Yo estaba fuera de mi puesto de trabajo, y al ir hacia él, un compañero me dijo, a voces como en cualquier fábrica, que le acercara una llave inglesa que tenía a mi lado.
Cogí la llave inglesa. Era pequeña, parecía de juguete, y, de camino, metí el "dedito" en el "agujerito" de la susodicha, y cual "billy el niño" con su pistola, empecé a darla vueltas hacia delante y hacia detrás, hacia delante y hacia..., ¿¡hacia arriba!?.
Sí, salió disparada hacia arriba, con tan mala suerte que cayó justo encima del "botón superprohibido", el de la "tapita a prueba de bombas (frías)".

Lo que pasó a partir de ese momento fue de locura, carreras, gritos de histeria, el consabido "si ya lo sabía yo", y el no menos consabido "quien iba a ser", y el escatológico "se podría haber metido el dedo…".

Y claro, había que decírselo al jefe.
Y, por supuesto, tuve que mentir a mi jefe, y nunca me he sentido…… ¡tan bien cuando se tragó que, como estaba rota la tapita, pasé la mano sin querer y el botón se apretó casi por si mismo!, ¡es que es un botón tan frágil!.

Como siempre pasa en estos casos, tuve una reprimenda.
Fue el "técnico que vino del otro lado del mundo para arreglar la tapita del botón" el que se llevó una buena bronca por haber tardado tanto en venir, (que se la merecía el hombre, pero me dio un poquillo de pena, jeje).

Pues nada, tened cuidado con los malditos botones superprohibidos, y sobre todo no jugueteéis con las llaves inglesas, que los ingleses siempre están "arriba y abajo, arriba y abajo" con la cerveza, o por lo menos eso dicen, que yo no he tenido el gusto de conocer a ninguno, y mucho menos el placer de conocer a ninguna inglesa.

.

sábado, 3 de octubre de 2009

Tuve

Tuve el sueño de que tu dulzura se hacía tangible lejos de mí, y su llamada me atraía como la luna llama al mar, susurrándole muy bajito hasta que el alba les vuelve a separar.

Tuve el sueño de la utopía que es beber del almíbar de tu nombre con sólo nombrarte, y emborracharme con cada una de las letras que lo componen.

Tuve la fantasía de que tu ternura sonaba como los trinos de los pájaros, y te hacías nota de música para que yo te escuchara.

Tuve el espejismo de tenerte cerca, tan cerca que podía sentir tu aroma a mil flores, esa fragancia que envuelve todo tu ser y todo lo que tocas.

Tuve el desvarío de rozar el néctar de los dioses que es tu piel, y notar ese escalofrío que se siente al impregnarme de tu alma.

Tuve la alucinación de que tus ojos color miel traspasaban las tinieblas con su luz, y que separabas su tenebrosa negrura solamente para mirarme.

Cuando desperté no ocurrió nada que no debiera de haber ocurrido.
La soledad sigue a mi lado y puede que sea ella, y no tú, la que se haya vestido de prestado en mis sueños para decirme que nunca se alejará de mí.


Dreams (The Corrs) [Canción original de Fleetwood Mac]


.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Quisiera ser Gota de Rocío

Sé que los deseos, al final, se cumplen, o por lo menos esa es mi esperanza.

Deseo que un día, al despertarme, me haya convertido en una gota de rocío.

Sería una vida tan corta como el recorrido que existe entre el pétalo de una flor y el suelo que la alimenta.
Cuando llegara al suelo iría directamente al cielo de las gotas de rocío, para esperar allí hasta que otra noche empice a renacer para continuar siendo una gota de rocío.

Quien fuera como esa gota de rocío que cada mañana, con su caricia, se desliza y recorre ese infinito camino entre tu rostro y el suelo, para morir a tus pies. Y de nuevo, a la mañana siguiente, surgir de entre las tinieblas para que al amanecer me dejes morir de nuevo.

Quizás un día, el dios de las gotas de rocío, me conceda el deseo de que, cuando ya haya besado tu mejilla y me esté precipitando por el vacío, acerques tu mano y choque contra ella.

Me rompería en cientos de minúsculas gotitas que, por un segundo, habrías salvado de la muerte, para aplazarla y endulzarla con tu suavidad.

Me quedaría quieto, aferrándome a tu piel con cada uno de mis múltiples YO.
Cada parte de mí notaría una parte de tí.
Estaría en tus dedos, en tu muñeca, con mucha suerte, llegaría hasta tu brazo, y sería un verdadero milagro si pudiera llegar a tu vientre.

Alguna de esas cientos de gotitas mías, se evaporarían al tocar tu piel.
Serían las más pequeñas y frágiles.
Desaparecerían como un atómico vapor impregnado con tu esencia.

Esas partes de mí convertidas en vapor van directamente a nuestro cielo, porque nunca caen al suelo.

El resto de mí estaría pegado a ti.

Poco a poco me adentraría en tu piel.
Lo haría lenta y dulcemente, sabiendo que al final también moriré, pero siendo la gota de rocío más feliz de mi mundo y de mi cielo.

Al final, formaría parte de ti un solo momento, que me parecería un suspiro que soñaría en volver a suspirar.

Luego, todo se acabaría.

Todo esto que te he contado se cumplió.

Ahora, como todas las noches desde que me convertí en una gota de rocío nocturna, estoy en el cielo de las gotas de rocío, nuestro cielo.

Aquí, si una gota de rocío piensa con todas sus cristalinas fuerzas en un deseo, al final, puede que el dios de las gotas de rocío se lo conceda.

Así que, como siempre, estoy pensando en ti.

Deseo que llegue otra noche que después de una flor no haya ninguna otra flor por la que deslizarme, sino que caiga por un oscuro agujero, largo y frío, casi eterno.
Deseo con todas mis fuerzas que en el otro extremo del agujero despunte el amanecer y abra mis ojos, de gota de rocío, en tu mejilla.

Entonces, pediré de nuevo al dios de las gotas de rocío, mi dios, que una noche choque contra tu mano.....

.
La gota de rocío (Silvio Rodríguez)



.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Gotas

Tú y tus escritos sois como una gota de rocío.

Como una gota de rocío brillante
robada al nacimiento de la mañana,
resbalas entre letras parpadeantes
dotándolas de una tersura dorada.

Acaricias con tu singular suavidad
las inertes curvas de su diseño
para esculpir su oculta verdad
y mostrarnos tu corazón sincero.

Y cuando de madrugada revives
oculta a nuestras miradas,
en otros corazones tiñes,
con tu luz, su oscura morada.

Y cuando se despide el alba
tu rocío se transforma
en la luz que inunda el alma
y que dócilmente elabora,
con tus pensamientos, una capa
que nuestros corazones arropa.

Y de nuevo llegará la noche
recubiertos con tu manto,
y nos inundará el derroche
de tu sublime encanto.

Soñaremos con tu reflejo
en las estrellas del cielo
y leeremos tus cálidas gotas
de rocío y de terciopelo.

.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Perseguidor de tus palabras

Soy un perseguidor de las cosas bellas, esas que se intuyen de lejos y te conmocionan de cerca.
Es como un veneno, y soy adicto a ellas.
Soy propenso a leerte.
Siempre espero abrir esta ventana y encontrarme con tus manos repletas de palabras, adverbios escapándosete entre los dedos, adjetivos formando pulseras en tus muñecas.
Siempre espero en volver a leer esos pasados imperfectos que vestidos de domingo, con zapatos de tacón y bolso nuevo, los haces perfectos.
Siempre espero inspirar al llegar al siguiente punto y seguido, porque entre medias no quiero que el más mínimo ruido me distraiga de tu lectura.

Siempre espero volver a implicarme en tus textos hasta perder mi identidad mientras te leo. Ser el bueno, el malo, el amante, el despechado, el que espera, el impaciente, el que se marcha, el que se queda, el que besa, el que sueña que le besan.

Y cada vez que tardas en escribir, pienso que en tu blog faltan hojas.
Seguro que no sólo hay hojas enteras, sino que también existen los decimales, que la belleza no se circunscribe a hitos bien definidos, sino que hay infinitas formas de describirla, y seguro que mi navegador necesita una actualización para verlas.
Seguro que por alguna extraña razón, tus textos siempre caen en las páginas con decimales.

Esperaré esa maldita actualización, porque sin tus textos me falta algo.


Esperaré (Presuntos Implicados)



.

martes, 15 de septiembre de 2009

El mar me llama

El mar me llama por las noches.
Escucho su llamada como un murmullo muy lejano que se abre paso entre la tierra seca e inerte que me separa de su transparencia.

Cierro los ojos y me dejo llevar por ese susurro que me adormece.
Intento concentrarme en ese siseo, abandonando la pesada materia que compone mi cuerpo y descubriendo un mundo nuevo, en donde no importa lo tangible.

Veo una playa, y los siseos se convierten en palabras sueltas que puedo distinguir entre el rumor de las olas.
Esas palabras inconexas se van convirtiendo en frases que me envuelven en el sueño de tu nombre; "está aquí", me dicen esas voces que son como cantos de sirena guiando un barco a la deriva.
Camino por su arena y me voy adentrando en el agua.
Noto las olas batir débilmente sobre mi cuerpo, y poco a poco irlo bañando hasta llegar a mi cabeza. Es mi bautismo en un reino que no sé si en realidad existe.

Abro los ojos dentro del mar y puedo ver claramente todo lo que me rodea, y vuelvo a escuchar esas voces; "ella está aquí con nosotros". Y empiezo a vislumbrar una figura que se me acerca, bañada en una luz tamizada por la tibia transparencia del agua.
Sus sedosas ropas son mecidas por el mar, que acuna su pelo jugueteando con su suavidad.
Cuando la figura llega hasta mí es cuando la veo, y es cuando te veo a ti. Ahora sé en donde estoy.
Estoy en tu tumba, panteón en el que dejaste tu espíritu esperando que yo regresara a buscarte, a salvarte de esta transparente prisión.

Acaricio tu blanco y frío rostro, le beso con la esperanza de darte una chispa de calor, y con el anhelo de que conserves esa pasión hasta el momento en que vuelva a reunirme contigo para siempre.

En ese instante despierto y me veo reflejado en el espejo, y le hablo como si tú estuvieras al otro lado, escuchándome.
"No temas, regresaré junto a ti para no volver a separarme jamás. Traeré los bolsillos llenos de ese amor que me falto darte. No te preocupes mi vida, multiplicaremos cada caricia, cada beso, para que no se gaste nunca ese amor que nos fue arrebatado.
Ahora descansa, cuando vuelva haremos de tu prisión el paraíso de nuestros sueños pues, juntos, los barrotes de esa cárcel se disolverán en el agua como el dulzor de tus besos se disuelve en mis labios para llegar al centro de mi corazón.
Cierra los ojos para que, cuando llegue y toque tu rostro, lo primero que veas sea mi amor".

.

Hello (Evanescence)



.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Agua (Jarabe de Palo)

Quien no ha tenido alguna vez un amor imposible.
Quien no se ha reprimido las ganas de acariciar un sueño, de agarrar su mano, de susurrar en su oído.
Yo lo he hecho demasiadas veces.
Y al final, siempre digo lo mismo, "¡la próxima vez me tiro a la piscina!".
Pero luego aparecen las excusas, "es que hoy hace frío", "hoy no me encuentro yo para estas cosas", "no me he traído el bañador".
El caso es que me estoy preparando a conciencia, para que la próxima vez no tenga excusas para intentar probar un trago de ti.




.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Necesito tu agua

Necesito subir esa montaña infinita que separa mi terrenal existencia de tu paradisíaca esencia.

El camino es largo y quebradizo pero tu luz guía mi destino. Es la misma luz de la que brota el manantial de la eterna juventud que esconde tu mirada.
Me siento caballero andante, pues desde nuestra despedida cabalgo por esa infinita ladera en busca, de nuevo, del grial de tu compañía.
Sediento estoy desde el mismo momento en que te alejas, pues en mis alforjas no te guardo porque mi sed es un cáncer que no tiene cura, y cuando estoy contigo bebo hasta la última gota de tu aliento, sin pensar en el futuro.
Y apenas calmo mi ansia de ti, de nuevo me veo en medio del desierto cabalgando hacia donde nace el rocío, cabalgando por la pendiente que encumbra tu alma.

Dame a beber de nuevo de tu cáliz de vida y de sombra, de compañía y de soledad.
Déjame probar otra vez ese exquisito veneno que ya es parte mía.
Es dulce como la miel, pero te queda ese deje amargo cuando llegas a la última gota, porque después no hay nada, y el vacío desierto de la distancia se vuelve a presentar ante mí como un espejismo que no puedo desterrar.

Y vuelvo a ceñirme la armadura, ajustarme el yelmo y espolear a mi caballo soñando que el tiempo volará como mi corcel, creyendo que nos separa una distancia medible.

Necesito subir esa montaña porque mi sed de ti no tiene cura.

.

martes, 8 de septiembre de 2009

My immortal (Evanescence)

Hay recuerdos que no se van, que perduran eternamente.
Hay recuerdos que queman, que escuecen, que ahogan el alma.
Te abrazan, y te susurran al oído esas palabras que ya no oirás jamás, con una sonrisa psicópata, sabiendo que cada susurro es una puñalada, un crujir de huesos.
Son recuerdos sádicos que no puedes alejar de ti porque te atraparon cuando no eran recuerdos, cuando tus ojos miraron, tus manos tocarón, tus labios besaron.
Son recuerdos de cuando no tenías recuerdos, solamente tenías esperanzas, esperas, estancias, besos, abrazos, carne, fuego.

Son recuerdos que serán degollados por el próximo corazón que me atrape.
Y los enterrará muy dentro, porque esos ojos que me cautivarán querrán mis recuerdos solamente para ellos.




.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Melancolía y recuerdos.

Hoy me siento melancólico.
También ayuda dos canciones que estoy escuchando mientras escribo esto.
Son dos canciones que me llevan a otros lugares, a otros momentos.

Seguro que alguna vez lo has notado, has notado como tus propios pensamientos
rompen los barrotes de la prisión en la que los escondes, y vuelan libres a tu alrededor.
Tú no quieres dejarlos salir, pero cuando abren las alas no se les puede pedir que
se queden en tierra porque no entienden de dolores o alegrías.

Esa música. Esa que no quiero oír, pero que la pongo una y otra vez como si un bucle en el espacio-tiempo me llevase de nuevo al instante en que empiezan a sonar esas canciones.

Cuando sus acordes llegan a mis oídos, una nube de millones de sensaciones me envuelve, y mi mente se queda quieta por un momento, abrumada por la cantidad de emociones contrapuestas que la asaltan, sin que pueda centrarse en ninguna.
Es como un león que está esperando a su presa, observando a todo el rebaño pero atento a la más débil, a la más bella, o a la más lenta, quien sabe.

De pronto, mi cerebro empieza a recordar.
Son recuerdos agradables, que están bañados en una ligera bruma, que los hace más misteriosos y atrayentes a la vez.
Esos recuerdos me llevan a la melancolía porque son trazos de cuadros ya resquebrajados por la distancia, y que de vez en cuando retoco con mi pincel de la memoria.
Quizás esos momentos que evoco no sean exactamente como los recuerdo.
Quizás el tiempo los haya hecho más amables, o quizás haya difuminado su esplendor.

Sólo sé que, de vez en cuando, los necesito.
Sólo sé que, de vez en cuando, me vuelvo a poner estas canciones con la esperanza que esos momentos vuelvan a pasar por delante de mi mente y los vuelva a atrapar para observarlos como a un cuadro, como a una fotografía.

Sé que se irán desgastando, que irán perdiendo ese esplendor que tienen las cosas nuevas, pero yo los seguiré mimando hasta que llegue un día muy lejano en que no los pueda distinguir de la bruma que les baña.
En ese momento sabré que no me quedará pasado y que tampoco me quedará futuro.

.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Love Song (The Cure)

Cada vez que estoy contigo pierdo toda esa coraza que me protege del mundo, y me ves como soy.
Cada vez que estoy contigo pierdo mis miedos, mis rencores, mis problemas, mis dilemas, porque solamente existes tú.
Dejo todo lo que me sobra fuera de ti, porque eres tú mi universo, mi cielo, mi infierno, mi dios y mi guía.




(para ver los subtítulos, se pueden activa en el icono de la flecha para arriba que aparece en el video)
.

jueves, 27 de agosto de 2009

De la mano

Visualicé el destino de mi viaje en tu mano.
Comencé enredándome en los rizos de tu pelo, esa escalera de caracol en la que cada peldaño tiene escritos los requiebros que te adornan por fuera y por dentro.
Y a cada paso los nombro para adorarte, pues no queda nada en mí que no te reverencie.
Formidable precipicio que termina o empieza cerca de tu cintura, dicotomía diabólicamente perfecta entre el cielo e infierno, calma y fogosidad, a partes iguales deseadas.

Acerqué mi mano a tu pelo,
rizo de interminable deseo,
con ese impensado denuedo
del pensamiento primero.

Rocé las escaleras del cielo,
caracol de epítetos etéreos
que en cada escalón enumero
como rosario de encantamientos.

Y al terminar el delicado camino
salté, cual inmolación, al vacío
para llegar a tu hombro limpio,
de suavidad desnuda vestido.

El tiempo deja de ser cadencia
y su inusitada ausencia
ratifica que en tu presencia
en el edén me debo encontrar.

Y sabiendo que ya no muero,
pues ya lo estoy y en el cielo,
me doy a la sublime locura
de descender por la tersura
de tu brazo de alelí.

Pero ahí no queda esta aventura,
seguí cayendo, con tanta fortuna,
que noté bajo mi insustancial figura
que tu antebrazo y la hermosura
sacados están del mismo patrón.

Al final, anudado a tus cinco encantos
encadenadas y presas están nuestras manos,
la mía por la rozadura de tu sin par dulzura,
la tuya por mi empeño de no quererte soltar.

.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Mad World (Gary Jules)

Hoy estoy entre triste y decepcionado con el mundo.
Más que con el mundo, con la gente.
Ya sé que todos no somos iguales, pero siempre sobresalen los que pisotean a los demás.
Siempre son los que suben, los que ascienden, arañando, apuñalando, hundiendo,...

Estamos en un mundo loco, y hay que respirar profundo para que no te contagie.

El siguiente vídeo es de una canción que aparecía en la película "Donnie Darko".



.

martes, 25 de agosto de 2009

Lía (Ana Belén)

No quiero empañar con mis torpes palabras esta bellísima canción compuesta por José María Cano.




.

lunes, 17 de agosto de 2009

Ramita frágil

Quisiera ser ramita frágil que cayera de repente
al agua del río cristalino que es tu cuerpo floreciente,
y recorrer cada curva saboreando la dulzura
de tu nombre reflejado, que en cada gota perdura.

Hablar contigo casi en silencio, muy bajito,
solamente necesito el arrullo de tu agua en mi oído,
para que tiernos poemas broten de mi tallo
y estremezcan, un poquito, tu fluir sosegado.

Notar en mi piel curtida de tempestades
la exquisita delicadeza de tus caricias,
y de tu alma adormecida empaparme
hasta que por mis venas revivas.

Deja que cierre mis ojos por ti acariciados,
méceme suavemente con el don de tu cariño
y soñaré contigo dentro de ti estando,
para tener a la vez dos veces tu brillo.

Y cuando llegue al final del camino,
deseo que un pájaro me recoja del agua
y me devuelva de nuevo al paraíso
de tu fuente, de tu vida, de tu cariño y el mío.

.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Me gustan los huevos fritos

Siempre hablando de comida, ¡me encantan los huevos!.
En tortilla francesa, en tortilla de patata, fritos, revueltos, duros, en ensalada, ...

Pero, sin quitar mérito a la tortilla de patata, freír un huevo tiene su enjundia.

Antes de empezar con la tarea, hay que distinguir la personalidad de quien lo va a hacer.

Primero está "la persona que disfruta haciéndolo" sin importarle nada.
Aprovecha cuando está sola, y saca la sartén, echa el aceite, coge los huevos, los fríe, y se los come con un placer orgásmico indescriptible. Por cierto, si su pareja se lo pide, siempre le dice eso de "si quieres te lo haces tú" (estamos hablando de los huevos fritos).

Después está "la persona limpia".
Primero busca diez periódicos viejos o nuevos, da igual, y empieza a empapelar toda la cocina, azulejos, encimera, suelo, ventana, vitrocerámica, y deja un agujerito en el papel que cubre la vitro, justo, para poner la sartén (y siempre acierta con el tamaño de la sartén, ¡qué ojo!).
Cuando su pareja llega a casa se da el susto del siglo, porque eso de habitaciones empapeladas solamente se ve en las películas con psicópata asesino.

Y por último está "la persona miedica".
Antes de meterse en la cocina, se pone pantalones largos, calcetines de lana, zapatillas, camisa vaquera de manga larga, esos guantes de piel de vaca vuelta que siempre tiene en el coche en perfectas condiciones (nunca los ha usado ni usará), unas gafas de sol, un pañuelo en la cabeza y una braga (estamos hablando de una prenda militar para taparse la nariz y boca…no mezclemos la ropa interior cuando tenemos unos huevos entre manos).
Cuando alguien de su familia la ve y la pregunta "¿pero donde vas?", ella contesta "por si salta", a lo que suelen contestar "¿Quién, los paracaidistas?, ¡que parece que te vas a la guerra!.

Si estás dentro de alguno de estos tres grupos, es que sea como sea quieres hacer un huevo frito, por lo que:

Coge una sartén ni grande ni pequeña, echa un dedo de aceite (la medida es con el dedo puesto horizontalmente), y cuando el aceite esté muy caliente rompe con "cuidado" el huevo y echa su interior a la sartén. Si por alguna extraña razón te estás acordando de alguien que te toca las narices cuando vas a romper el huevo, es mejor que vayas directamente a la receta de la tortilla.

Después, con valor, siempre con mucho valor, echa un poco de aceite por la yema, y saca el huevo con cuidado.
¡bon apetit!

.

How it ends (Devotchka) - "Everything is illuminated"

Acabo de ver la película "Everything is Illuminated", y no me resisto a poner aquí un trailer con la canción de Devotchka.

La película trata de un judío ucraniano en busca del último recuerdo que tiene de su abuelo, y es un paseo hacia el holocausto nazi a través de tres personajes muy peculiares.


.

martes, 11 de agosto de 2009

I'll Be Waiting (Lenny Kravitz)

La amo en silencio.
La amo en esa distancia que se hace infinita cada día que la veo.
La amo desde que escuché su voz y comprobé la perfección de su alma, cuerpo y corazón, en un tríangulo equilatero de paradisiacas aristas.
La amo escondiendo mis arritmias y mis suspiros cuando hablamos.
La amo desde el infierno de tener que verla cada día.
La amo desde el edén de querer verla cada día.
La amo en sus venturas y desventuras.
La amo en sus amores y desamores.
La amo porque vivo para ella, y muero por ella.

No sé si algún día podré romper con todas mis cadenas para poder encadenarme a ella.
No sé si algún día ella podrá escuchar como su alma hace sonar cálidas canciones en mi corazón.



.

Pensando en tu cara


Mis ojos se quedan fijos en tu sonrisa, asombrados del sosiego que dan a mi alma.
Mi mirada ya tiene un sitio en donde descansar, son tus labios su tejado, son tus labios su puerta y su ventana al mundo, un mundo que me sobra con tu compañía.
Son tus labios sus cuadros pintados de destellos de brillos infinitos y con las rojeces de mis mejillas cuando tu mirada sorprende a la mía observándote.
Tus labios guardan los besos que te he dado en sueños, esos que sólo se sienten en el corazón del que los sueña.
Y ese cosquilleo que recorre todo mi cuerpo cuando fijas tus ojos en los míos, es esa chispa que enciende la mecha que nunca se consume, porque tú estás allí para darla tu calor.
Si, ese cosquilleo que hace que mi corazón se dispare hacia tu mirada y quiera salir de mi cuerpo para tocarte y para decirte que está a tu servicio.
Muchas veces lo tengo que calmar hablándole al oído, y convencerle de que no hace falta que vaya a tu lado, que tú sabes que está para ser tu esclavo.

Diviérteme con tu sonrisa
besando mi asombrada mirada
que en tus labios está fija
y en ellos ha hecho su morada.
Acaríciame con tus ojos que en mi mente habitan
y que cada pensamiento tocan con una dulzura exquisita,
para que cada recuerdo tenga la frescura una vez vivida
con la que bañan tus ojos todas las cosas que miras.


.

jueves, 6 de agosto de 2009

The corner of the earth (Jamiroquai)

Hoy me siento en paz con la naturaleza, y creo que debemos de tomar conciencia de que la estamos dejando morir poco a poco.

Nunca es tarde para cada uno de nosotros aportemos nuestro pequeñoo granito de arena para no seguir destruyendo nuestro planeta.



.

viernes, 31 de julio de 2009

El final de mis vacaciones

Hace tres días que se me han terminado las vacaciones y lo he vuelto a hacer, es la segunda vez, “me he vuelto a enamorar de unos ojos claros”.
Es preocupante que solo me enamore en mis periodos vacacionales, pero no lo he podido remediar, lo juro.
Hay muchos tipos de ojos, grandes, profundos, alegres, transparentes, pero cuando todas esas virtudes se dan la mano y juegan al corro, girando alrededor de unos ojos claros, mi batalla está perdida, me rindo y entrego mi bandera, mi yelmo, mi espada, y si me lo piden, mi reino.

La vi sentada en una tranquila terraza bañada por la brisa del mediterraneo, al principio del crepúsculo, cuando entre el anaranjado y el rojo mi mirada se quedaba fija en el horizonte.
Pero esta vez, mi horizonte era ella.
Yo la miraba de refilón, para que no notase mi falta de compostura, y me quedé absorto en su cara, en su piel de rocío brillante robado al nacimiento de la mañana.
Y me quedé embelesado con su mirada, con su luz que inunda el alma, y que acariciaba cada pensamiento que pasaba de puntillas por mi mente para no molestarme en la contemplación de ese sublime paraíso.
Y me miró, y se acariciaron nuestros ojos, y noté esa extraña sensación de que nuestras mentes conectaron, esa rara impresión de paz, de sabernos atraídos, de querer correr hacía ella porque estaba seguro de que me esperaría.
Y me levanté, y caminé hacia ella como si el miedo no existiera, como si ella me llamara, como si sus ojos me atrajeran con la gravedad de mil mundos, de mil soles.
Y cuando estuve a su lado, la dije “tus ojos me recuerdan al mar, que con dulzura acaricia playas rojizas y solas bajo el rumor de las olas”.
Y ella rió sin dejar de mirarnos a los ojos.

Desde hace tres días ya no la puedo tener, ya no puedo mirarla, tocarla, adorarla.
Desde ayer mi brújula gira sin control, sin rumbo, sin destino.
El verano se irá gastando, y mi corazón se irá quebrando cada vez más, porque su transcurso me separa cada vez más del sol que supuso su compañía.

Hoy tengo frío.
Este frío no lo sentía a su lado, no porque fuese verano, no es ese frío, es otro más profundo, es porque su aliento lo asfixiaba de lejos.
Pasaré el otoño evocando su compañía.
Cuando las hojas se marchiten poco a poco, caminando con sigilo hacia su predecible muerte, en ese triste espacio entre su esplendor y su desaparición, su verdor me recordará a sus ojos.
Y cuando esa lluvia todavía fina toque mi frente, recordaré su piel de rocío, y mis temblorosas manos ávidas de sentir el momento en que, de nuevo, volverían a rozar su hermosura.

Así pasaré el otoño, pero cuando llegue el invierno, cuando no queden hojas que me recuerden sus ojos, cuando la lluvia se convierta en tempestad, intentaré no mirar a lo lejos.
Intentaré caminar sin lentes que cubran mis ojos, para no ver lo que me rodea.
Así mi mente retendrá su recuerdo intacto hasta la primavera, donde volveré a ver florecer tus recuerdos.

.

sábado, 11 de julio de 2009

If I ever feel better (Phoenix)

Esta canción me trae muchísmos recuerdos.
Unos buenos y otros malos, pero al fin y al cabo recuerdos.
No sería nada sin ellos.

Cada vez que la escucho me sube el ánimo, porque tengo enmarcada en mi alma su primera frase, "Dicen que un final puede ser un comienzo".

Esta vez no pondré la letra de la canción porque es muy extensa, y porque el video no es el original, sino que aparece la letra de la canción.


.

jueves, 9 de julio de 2009

Hiedra

Eres hiedra fresca que firmemente me va atrapando en sus brazos con un suave y tierno abrazo.
Tus ramas son alquimistas de pasiones, y a su mágico contacto se rinden los sueños para convertirse en deseos, las lejanías que tienden al infinito las transformas en cercanías que rozan el corazón, las ausencias eternas las tornas en presencias con ojos cerrados.
Tienes ese tacto de natuleza sin mancha, de madrugadas radiantes y de noches plateadas.
Eres el sueño de un rocío que anhela tenerte cada mañana.
Fantasía imposible de una brisa que quisiera tener cuerpo para sentir tu abrazo.
Quimera de un sol que desearía tocarte en todo momento.
Utopía de una luna que te velaría eternamente hasta el punto de ceder su pedestal a la oscuridad para sentarse a tu lado.

Soy muro de adobes tallados a mano, por eso sé de sentimientos, porque los he vivido en cada piel, sus poros me han dejado ese soplo de penas y alegrías para enfrentarme a la vida con memoria ajena de cosas aprendidas.
Los artesanos que me hicieron me dejaron aristas para que, con el paso del tiempo, sea la propia experiencia la que suavice cada pieza de este puzle.

Tú has ido cincelando los duros ángulos que me formaban hasta convertirlos en imágenes de mis deseos, en evocaciones de tus caricias.

Recuerdo como si fuera ayer esa primera hoja que acarició mi áspera superficie, esa fragancia que emana de la esencia que encierra tu espíritu se adentró por mis venas hechas de cemento, transformando su dureza en blanda suavidad.
Cada vez que he tenido la necesidad de tenerte más cerca de mí en esta verticalidad no deseada, pedí al cielo que trajera un viento helado que congelara los juncos cercanos.
Después le volví a pedir que trajera un viento huracanado que partiera uno de esos juncos helados como el acero, y lo clavara en mi cuerpo.
Así he ido apuñalándome, para que de cada estocada brotara un lamento que llegara a tus oídos, y siguiendo el suspiro de mis heridas taparas con tu sanadora presencia el dolor de tu ausencia.

Ahora que ya te tengo, ni un sólo hueco en tu espesura deja ver mi figura.
Si alguien cree que la oscuridad domina mi existencia, es que nunca han tenido la oportunidad de sentir el brillo de tu corazón, la calidez de tu cuerpo, el frenesí de tu compañía y el hechizo de tus besos.

.

martes, 30 de junio de 2009

Cuantas veces me he callado.

Estoy harto de callar, estoy harto de parar en seco ese instinto de decir la verdad, bueno, no sé si la verdad, pero mi verdad.

Cuantas veces me he escondido detrás de un silencio para no molestar, para no enfadar, para no discutir.
Cuantas veces mis labios han dicho un sí cuando mi cabeza quería decir no.
Cuantas veces he sido conveniente hacia fuera cuando mi alma ardía en un infierno de arranques de sinceridad frenados en seco justo en el límite de mi garganta.
Y siempre se quedan ahí, hasta que forman un nudo que apenas me deja respirar, y en ese momento es cuando tengo inspirar hondo y pensar en palabras, pensar en música, pensar…

Cuantas veces he roto ese juramento que siempre se hace para no cumplir, ese “basta” que dura hasta la siguiente madrugada.

Sé las veces que he hecho que te escondieras detrás de tu silencio para no enfadarme.
Por eso volveré a romper todas las promesas que me alejen de ti.
Por eso mi alma se calmará con tus silencios.
Por eso te abrazaré cuando eso nudo oprima mi garganta.
Porque eres tú mi música, eres tú mis palabras, eres tú mi pensamiento.
.

viernes, 26 de junio de 2009

One more kiss, dear (Blade Runner Soundtrack)

One more kiss, dear
One more sigh
Only this, dear
Is goodbye
For our love is such pain
And such pleasure
And I’ll treasure till I die

So for now, dear
Aurevoir, madame
But I’m how-d’ye, not farewell
For in time we may have a love’s glory
Our love story to tell

Just as every autumn
Leaves fall from the tree
Tumble to the ground and die
So in the springtime
Like sweet memories
They will return as will i

Like the sun, dear
Upon high
We’ll return, dear
To the sky
And we’ll banish the pain and the sorrow
Until tomorrow goodbye
One more kiss, dear
One more sigh
Only this, dear
Is goodbye
For our love is such passion
And such pleasure
And I’ll treasure till I die

Like the sun, dear
Upon high
We’ll return, dear
To the sky
And we’ll banish the pain and the sorrow
Until tomorrow goodbye

jueves, 25 de junio de 2009

Limpiar y sufrir todo es uno.

Aunque es difícil que mi reputación pueda bajar más de lo que está, os diré un secreto.
De vez en cuando, muy de vez en cuando, hago una limpieza a fondo de mi casa.

No penséis que de normal no limpio.
Ya sabéis, paso la mopa, limpio el polvo, friego el suelo.
La cocina la hago todos los días, el resto, a días alternos, eso sí, sin ser un maniático de la limpieza, o sea, una cosa normal.

Pero cuando tengo que desahogarme, me pongo el plan "rambo", bueno o "mister proper", que aunque tengo pelo, por mi frente se me pueden leer todos mis pensamientos.

Seguro que a vosotros os pasa a menudo, pero a mí no, por eso me da un poco de reparo contaros esto, porque vais a pensar que al entrar en mi casa el tío del "algodón no engaña" le dio un ataque al corazón.
Pero no es así, soy limpio, pero es que a veces pienso en los lugares en donde se va quedando el polvo, y cuando mi estress supera a mi raciocinio, agarro la recortada de cristasol.

Empiezo por limpiar techos y rincones, porque soy masoquista, y quiero que toda mi casa quede inundada de polvo.
Si bajas las persianas para que el sol se cuele entre sus agujeritos, se podría rodar un thriler.

Sigo por los rodapiés, ¡menudos pedazos de hijoloyas los que los inventaron!.
Yo, que sufro de lumbagos vagos, y de menisquitis, tengo que estar de rodillas un rato y sentado otro, hasta que recorro todos los rodapiés de mi casa.
Os juro que tengo una casa normal, pero creo que de rodapiés tendré unos cientos de kilómetros a contar por lo que me cuesta limpiarlos.

Luego van los marcos de la puertas, y la parte superior de estas.
Y como cada puerta tiene dos marcos, uno por dentro y uno por fuera, pues el doble de esfuerzo.
Menos mal que soy alto y llego a limpiarlos sin subirme a escalera alguna.
Y cuando voy por el tercero (que poco espíritu de ebanista), pienso que me tengo que mudar a un loft con tres puertas, la de entrada, la del baño y la del cuarto de invitados.

Y hablando de marcos, también están los de los cuadros, pero estos los limpio más a menudo, y pongo un cariño especial, porque me gustan los que tengo, y porque siempre me quedo un rato observándolos de nuevo.

Después de todo esto, y de alguna que otra cosilla más, sigo con los muebles en general, y al llegar al millón y medio de figuritas que tengo por doquier, me dan ganas de ir tirándolas por la ventana de una en una.
Pero desisto cuando pienso que si hiciera eso, entre que cojo la figura, la tiro, se estampa contra el suelo y tomo otra, tardaría unos cinco segundos por millón y medio de figuritas, hacen un total de 86 días tirando figuritas, ¡casi que no!.

Y por último, al limpiar el cabecero de mi cama, ese de forja que tanto me gusta, me estiro y ¡zassssss!, me da el maldito lumbago.

Bueno, como ya casi había terminado de apañar mi casa, todo perfecto, varios días de baja en cama y como nuevo.
La única pega es que duele, y sobre todo, que cuando tengo que andar, parezco ese que decía aquello de "amparo, se te ha caído la fruta", no por lo feo, sino por lo contrahecho.

Un saludo torcido.

miércoles, 24 de junio de 2009

Así eres

Eres silbido de sirena hipnotizando almas
que pálidas y vacías por tormentas vagan
hasta encontrar el lindo consuelo de tu garganta
y ese cálido arrullo, esa guía, esa última parada.

Eres ese canto sereno de madrugadas claras,
melodía que rompre la oscuridad de ti olvidada,
olas invisibles que mecen la vida escondida
en un bosque de impaciencias en tu sonido prendidas.

Eres esa balada de amores y desamores llena,
de besos, de caricias, de sueños y de esperas,
de despedidas, de lágrimas, de crueles quimeras,
de notas que mecen el corazón y también lo queman.

Eres placentero aliento de noches con chimenea
y de esas palabras de amor que dulcemente siseas
y se mezclan con las chispas de la ardorosa candela
de tus ojos carceleros de pasiones prisioneras.

jueves, 21 de mayo de 2009

Feng Shui

La traducción de Feng Shui es "Viento y Agua", y pretende, en definitiva, lograr que el chi atraviese nuestro espacio vital , como una brisa suave ó un arroyo fresco.

Es el arte de diseñar nuestro entorno, usando unas determinadas técnicas, para que la energía de los elementos que nos rodean nos aporten energía positiva.

El arte del Feng Shui se puede utilizar para el diseño de ciudades, edificios, casas e interiores.
Es importante que los lugares en donde más tiempo pasamos a lo largo del día y de la noche, nos aporten la energía necesaria para que nuestro cuerpo y alma estén en armonía con el universo.

Por ejemplo, en el dormitorio las paredes deben de ser de colores pasteles suaves, lo mismo que las sábanas, colchas, almohadas, y alfombras.
No se debe de poner la cama frente a elementos que reflejen las imágenes, como espejos o televisores.
Ni la cabecera, ni los pies de la cama deben estar enfrente de la puerta.
Si vives en un piso de dos plantas, el dormitorio no debe de estar encima del garaje o de la cocina.
No poner el cabecero de la cama bajo una ventana, y si tuviera que ser así, se deben de poner cortinas oscuras.


Yo no era nada del Feng Shui, hasta ahora.
Y, aunque solamente sea por esta vez, no es porque quiera conquistar a ninguna dama, sino porque llevo una vida un poco desordenada.
Seguro que con unos pequeños arreglos por aquí y por allá, mi ying y mi yang estarán equidistantes entre sí.
Ya me lo decía mi padre cuando me estaba enseñando a montar en bici, "¡céntrate!".

En serio, debo de replantearme remodelar un poco mi casa, sin llegar a ser una obsesión y sin tener que seguir la norma hasta sus últimas consecuencias, pero bueno, pues eso, un pequeño cambio de rumbo.

Seguro que me lo agradeceré en un futuro.

Un saludo.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Piercing

Siempre he sido un detractor de los piercings.
Suscitaban en mí que toda una serie de engranajes se pusieran a trabajar, solamente para denostarlos, maltratarlos, aborrecerlos,...

Es curioso, pero verlos me hacía poner en funcionamiento partes de mi cerebro que no trabajaban en cualquier otra materia mundana y placentera, ni siquiera leyendo un libro o visitando un museo.

Pero claro, nunca los extremos han sido buenos, excepto cuando el extremo es el de una cuerda, y de él depende que te caigas por un precipicio.

Y llegó el día...
Llegó el día en el que me parecieron perfectos.
Es que no me puedo resistir a cambiar de opinión cuando veo un ángel.

Sí, vi un ángel de pelo negro, ojos claros, labios perfectos, cuerpo divino, y ....... un piercing.
En ese momento se me cortocircuitaron las neuronas malignas, esas que entraban en funcionamiento cuando veían ese demonio hecho titanio.
Y es que nunca se sabe cuando se tiene el demonio dentro, hasta que se ve la luz divina.
Ese piercing situado en su nariz me pareció una lágrima que se le quedó esperando que alguien la consolara.

Desde ese mismo instante soy hidalgo caballero defensor de los piercings, eso sí, depende de quien y donde se lo ponga, que cuando un piercing está en sitios raros ¡no me gusta un pelo!.
Aunque todo será cuestión de ver un ángel con un piercing en algún sitio raro, para que me vuelva acérrimo defensor de tamaña tropelía.

Un saludo